Balón Gástrico (o Balón intragástrico)

Solicitar Cita

Balón Gástrico (o Balón intragástrico)

El balón intragástrico es un dispositivo ideado para facilitar la pérdida de peso en pacientes con obesidad. Ha demostrado ser una herramienta eficaz en ayudar al paciente en la difícil meta de aprender a comer de forma saludable. Por el camino, además, infunde ánimos, ya que acelera una importante pérdida de peso.

El balón intragástrico es un globo blando de silicona que se inserta ( en unos 15 minutos) por vía endoscópica, bajo sedación controlada por anestesista, en el estómago. Una vez allí, se hincha con una solución estéril, ocupando una parte importante de la cavidad estomacal, situación que se traducirá en una constante sensación de saciedad y, por tanto, en una disminución del apetito. Aquí radica el éxito del balón, ya que al estar saciado se reduce la ingesta de alimentos global.

Durante los 6 meses que se mantiene colocado el balón, es importante crear un hábito de vida y nutricional saludable, mejorando su salud y su calidad de vida y evitando ganar los kilos perdidos tras retirada del balón.

En España se utiliza esta técnica desde hace más de 20 años y ha resultado el procedimiento no quirúrgico más efectivo para combatir la obesidad, asociado al cambios en hábitos dietéticos y de vida más saludables. El balón intragástrico es un tratamiento que posibilita perder una media de hasta 22 Kg. en un máximo de 5-6 meses.

¿A quién va dirigido y en qué consiste?


 Se acepta su utilización en dos situaciones:

1. Obesidades NO MÓRBIDAS (IMC entre 30 – 40), y siempre como complemento a una dieta.
2. Como PREPARACIÓN a la cirugía en obesidades MÓRBIDA SEVERA (IMC mayor de 50).

El Balón Intragástrico no es un tratamiento de la obesidad sino un complemento para ayudarnos a seguir una dieta hipocalórica.
Consiste en la introducción por vía oral y a través de gastroscopia (bajo sedación profunda) de un balón de silicona que se rellena con líquido (entre 500 y 700cc de suero fisiológico tintado con azul de metileno). Este balón va a ocupar la mayor parte de la capacidad del estómago provocando una sensación de saciedad casi permanente que nos va a facilitar el seguimiento de una dieta.

El balón no debe ser mantenido por un espacio de tiempo superior a seis meses por riesgo de:

  • Rotura del balón (se aprecia por el colorante del suero en la orina).
  • Dilatación gástrica ó úlceras por presión con riesgo de hemorragia.

La retirada o sustitución del balón intragástrico se realizará bajo anestesia general y por vía endoscópica, pudiéndose en algunos casos seleccionados, colocar un segundo

Ante la sospecha de rotura o deshinchado del balón (orina azulada) así como mala tolerancia al balón, pasadas 72 horas de su colocación,  con vómitos persistentes y  dolor invalidante  deberá notificarlo a la Unidad de Endoscopias del Hospital Casa de la Salud  para valoración y proceder si es necesario a su extracción inmediata

¿Cuánto peso perderé?

El ritmo adecuado para perder peso gira en torno a 1 Kg. a la semana. La pérdida de peso dependerá del estricto cumplimiento de la dieta. Por lo general se estima una pérdida de entre 15 y 25 kilos. La cantidad de peso a perder dependerá de cómo el paciente adopte a largo plazo los cambios en su estilo de vida relacionados con la alimentación y el ejercicio; no obstante nuestra experiencia nos demuestra que el paciente puede llegar a perder entre el 60 y el 80% del sobrepeso.

¿Podré sentir el globo en el estómago?

Durante los primeros días sentirá ciertas molestias. Posteriormente, la sensación principal del balón intragástrico es de saciedad continua.

¿Cuánto tiempo necesitaré para recuperarme después del procedimiento?

Debe planificar al menos tres días de inactividad para recuperarse del procedimiento. Podrá reanudar sus actividades normales antes o después de este tiempo, dependiendo de la velocidad con que su cuerpo se adapte al Balón Intragástrico.

¿Cómo se comparan los resultados de la pérdida de peso con los otros programas de dietas?

Cabe esperar una mayor pérdida de peso con el Balón Intragástrico, como le da una sensación de saciedad, puede controlar mejor sus comidas y hacer cambios saludables en sus hábitos nutricionales.

¿Requiere el Balón Intragástrico visitas frecuentes al médico después del procedimiento?

El programa de seguimiento es crucial para tener éxito con el Balón Intragástrico y para aprender nuevas habilidades para su estilo de vida. Este program consiste en controles periódicos y frecuentes con el equipo médico especializado del Hospital Casa de la Salud, que evaluarán el progreso del paciente así como y reeducar al paciente en unos principios valiosos de salud, nutrición y ejercicios que le proporcionarán una base para continuar teniendo éxito por un tiempo prolongado.

¿Limita el Balón Intragástrico las actividades?

Durante la primera semana no debe planificar ninguna actividad vigorosa. Una vez que su cuerpo se haya ajustado al Balón Intragástrico podrá continuar sus actividades normales. Se recomienda iniciar un programa regular de ejercicio que mejorará el éxito del tratamiento.

¿Puedo beber alcohol?

Puede beber alcohol, pero moderadamente.

Cuando me quiten el balón, ¿volveré a engordar?

Es frecuente que, al igual que cuando una dieta ha sido efectiva, pasados dos años se recupere el peso perdido. Tendrá menos posibilidades de recuperarlo si mantiene los hábitos adquiridos en su dieta durante el uso del balón y modificando su estilo de vida.

¿Qué efectos desagradables puedo tener?

Es muy probable que la presencia del balón dentro del estómago le produzca náuseas o vómitos durante algunos días después de su colocación. Se le recomendara tratamiento para reducir o evitar estas molestias.
Aunque es poco frecuente, hay pacientes que pueden no tolerar el balón, principalmente por náusea o vómito con dolor de estómago. En este caso deberá ser retirado. Si no se siguen los consejos dietéticos, es posible que pierda poco o nada de peso.
Aunque el balón intragástrico está fabricado con una silicona especial, ácido-resistente, el balón puede “pincharse” y en este caso se desinflaría. El colorante que lleva en su interior, provocaría un cambio en la coloración de la orina (azulada). Si usted sospechara que el balón se ha deshinchado, debe notificarlo inmediatamente pues habría que proceder a su extracción inmediata.
Existe también el riesgo de que se produzcan lesiones en las paredes del estómago, ya sea por el propio balón, como por presión sobre la pared, o por la producción excesiva de ácido. En estos casos, se pueden requerir tratamientos médicos o quirúrgicos adicionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies